Quirinux en el Club de Software Libre

El sábado 29 de junio la lluvia en Buenos Aires no sirvió como excusa para para faltar a uno de esos encuentros inolvidables y frecuentes organizado por Ricky Linux en los que se habla de software libre… y de todo lo que rodea al software libre. En esta ocasión: la cultura del trabajo, la limpieza del hardware y el nuevo lenguaje de programación Nim fueron solo algunos de los temas tratados a lo largo de las charlas y actividades en las que hasta hubo lugar para saborear los exquisitos panini caprese hechos por la Cooperativa Gastronómica que funciona en el lugar que es sede de tantas maratones de instalación de GNU/Linux: La Casa de Cultura y Oficios Miguel Bru.

En el marco de esta reunión, Charlie Martínez mostró el prototipo del que será Quirinux Versión 2.0, sucesor de Quirinux 1.2: un sistema operativo diseñado por el mismo. Se trata de una completa colección de herramientas de software libre que permiten a los realizadores audiovisuales hacer sus películas con la misma calidad que las herramientas privativas.

Ante un público más del ámbito de la informática que de la animación, la exposición se bifurcó hacia las reflexiones que giran en torno a la filosofía del software libre, que -más allá de su frecuente gratuidad- tiene reglas propias muy estrictas, que Charlie se llevó impresas en un banderín, obsequio del organizador:

Las cuatro libertades del software libre:

0. Ejecutar el programa con cualquier propósito

1. Modificar el programa y adaptarlo a tus necesidades

3. Libertad para redistribuir copias, ya sea en forma gratuita o a cambio de un precio

4. Distribuir versiones modificadas del programa, de modo que la comunidad se beneficie.

Principios de la licencia GPL

Gracias a estas libertades Quirinux existe, ya que el sistema es una obra derivada de otra: Debian GNU/Linux. A su vez, Quirinux está legalmente habilitado para ser la semilla de alguna obra que alguien a futuro tenga la necesidad de programar, ya la licencia GPL es la que permite todo esto. Hoy es muy común que cada día aparezca una nueva versión de GNU/Linux adaptada para una tarea específica en particular. Así las cosas, no sería descabellado pensar en un futuro estándar libre para la PC de escritorio, ahora que la mayoría de las grandes empresas de software privativo están poniendo el foco en los dispositivos móviles y el software basado en “la nube”… vale recordar que esa nube no existe, sino que no es más que la computadora de otro.

De todo esto se habla en el Club de Software libre y enterarnos de las próximas charlas es tan sencillo como ingresar al sitio web www.softlibre.com.ar o seguirlos por www.diaspora.com.ar o www.sikke.fi

Compartir es bueno!